La Capilla Sacramental se encuentra cerrada por una reja del último tercio del siglo XVI, en la que se ejecutaron diversas reformas durante el siglo XVIII. Sobre ella aparece un lienzo de finales del XVII, con magnifico marco de la época, representando una alegoría de la Eucaristía, atribuible a Lucas Valdés.
Junto a esta pintura hay otra representando la Dormición de la Virgen, del estilo de Pablo Legot. El interior de la capilla está adornado con yeserías que presentan columnas salomónicas y roleos vegetales. Sus muros laterales aparecen decorados por una serie de lienzos de diverso formato, pero todos realizados a finales del siglo XVII. Entre ellos destacan los que representan el Traslado del Arca de la Alianza y la Entrega por Melquisedec de los Panes de la Propiciación, obras que presentan el estilo de Lucas Valdés.
El retablo que preside la capilla es una de las creaciones más logradas del barroco sevillano. Está compuesto por banco, un cuerpo de tres calles y ático, apareciendo cobijado por un potente dosel en el que se distribuyen esculturas de ángeles. En las calles laterales se sitúan las imágenes de San Sebastián y San Roque, apareciendo en el ático Santo Tomás de Aquino, San José y San Ignacio de Loyola. La calle central del retablo la ocupa un camarín con la imagen de candelero de la Virgen de las Nieves. En la embocadura, paredes y techo del camarín, aparecen esculturas y relieves, entre los que se identifican a San Jerónimo, San Buenaventura, San Bernardo, San Benito, Santo Tomás, San Agustín, David, Sansón, Judith y los cuatro Evangelistas. El conjunto puede fecharse en tomo a 1740 y tanto estructural como decorativamente recuerda las obras de Duque Cornejo y de Benito Hita del Castillo.
Fuentes bibliográficas:
-trescaidas.org
-Sevilla. El casco antiguo. Historia, arte y urbanismo (Diego Cardoso Bueno).
-Iglesias de Sevilla (Manuel Jesús Roldán).
-Apuntes para conocer Sevilla (Jaime Passolas Jáuregui).
-Paseando por la Sevilla antigua (Jaime Passolas Jáuregui).

Deje su comentario

comments