Juan Martínez Montañés nace en 1568, en Alcalá la Real (Jaén). Siendo muy joven sobre 1579, se marcha a Granada para aprender el oficio de la madera, en el taller de Pablo de Rojas. En 1582 llega a Sevilla, donde sería examinado por los alcaldes veedores del Gremio de Escultores y Entalladores, aprendiendo en los talleres de Jerónimo Hernández y Gaspar Núñez Delgado.
En 1588 ya es maestro escultor, instalando taller propio en la actual Plaza de la Magdalena. Martínez Montañés fue un escultor sublime, que llegó a ser apodado como el “Dios de la madera” o el “Lisipo andaluz”. Como maestro de taller, destacó por su excelente formación profesional y vocación pedagógica. Se preocupaba por los aprendices que estaban en su taller, hasta el punto de tratarlos como hijos. De entre todos ellos, destacaría el cordobés Juan de Mesa.
Casi toda su producción fue religiosa, excepto dos estatuas orantes y un retrato de Felipe IV. Su arte se inspiró en el natural y su producción tiene unas características más clasicistas y manieristas que propiamente barrocas, aunque al final de su carrera apuntó al realismo barroquizante. Martínez Montañés fallece en Sevilla en 1649, a causa de la epidemia de peste.
Fuentes bibliográficas:
-Apuntes para conocer Sevilla (Jaime Passolas Jáuregui).
conocersevilla.orgunpocodesevilla.blogspot.com

Deje su comentario

comments