Como cada mes de Julio, Triana se viste de gala para celebrar la Velá en honor de Santiago y Santa Ana.

Esta fiesta tiene su origen en el siglo XIII, siendo muy diferente a lo que conocemos hoy. Como era la época de más calor del año, los vecinos se reunían en las puertas de sus casas. Comían, charlaban y cantaban un poquito, mientras que los niños se bañaban en el río.

Santa Ana siempre tuvo fama de matrona, debido a este hecho las mujeres que tenían dificultad para alcanzar la maternidad iban a la parroquia para pedirle a la Virgen ser madres como ella. A raíz de ello, se origina una romería, a la que acudían personas de toda Sevilla. Es en este momento, cuando empiezan a verse los primeros puestos de frutas, de chucherías, etc. La Velá ya empezaba a parecerse a la actual…

En aquellos años, sólo tenía lugar los días 25 y 26 de julio. La celebración en el interior de la Parroquia de Santa Ana no ha cambiado desde sus comienzos. Por el contrario, la parte pagana ha cambiado bastante. A partir del siglo XVIII, el Ayuntamiento se interesa por la fiesta, por lo que comienza a regularla y controlarla, cosa que no había sucedido hasta ese momento en el que siempre había estado organizada por los trianeros.

Esta histórica celebración ha tenido contratiempos y dificultades a lo largo de toda su historia. A partir de 1929, después de la celebración de la Exposición Iberoamericana la fiesta entra en decadencia. En 1931, el año de la República, no se celebró como tampoco en 1936 y 1937. Después de la Guerra Civil, tampoco tuvo lugar la Velá de Santa Ana durante algunos años. Es a partir de 1944 cuando se recupera la tradicional fiesta trianera…

Fuentes bibliográficas:

seviocio.es

diariodesevilla.es

historiartesevilla.blogspot.com

sevillaellegado.blogspot.com

sevillalacunadelahistoria.blogspot.com

Deje su comentario

comments