Paseando por el entorno de la Giralda, se habrá percatado de un detalle de su fachada norte (la que da a la actual Calle Cardenal Amigo Vallejo).
Tanto a izquierda como a derecha del primer balcón, hay 2 superficies de distinto color al de la Giralda, y que en su parte superior tienen forma semicircular.
Pues bien, estamos hablando de los desaparecidos “Frescos de la Giralda”
Fue el pintor Luis de Vargas, quien los ejecutaría entre 1563 y 1568. El artista creó grandes frescos que mostraban a San Leandro y San Isidoro, por un lado. Y por otro, a las santas alfareras Justa y Rufina.
Para saber cómo eran estos frescos que permanecieron en la Giralda hasta principios del siglo XIX, debemos recurrir al cuadro de Miguel de Esquivel. En él aparecen Santa Justa y Rufina, con la Giralda entre ellas, que se conserva en el interior de la Catedral. Gracias a este cuadro, se puede comprobar el aspecto que tuvo la obra de Luis de Vargas en los muros de la Giralda.
Fuentes bibliográficas:
elpasadodesevilla.com
sevillaciudad.sevilla.abc.es
elartesevilla.blogspot.com
sevilla.abc.es

Deje su comentario

comments