Este cuadro podemos contemplarlo, en el Centro Velázquez del Hospital de los Venerables.

Representa la escena en el que la Virgen María baja del cielo, para imponer a San Ildefonso una casulla, como recompensa al énfasis que éste puso en pregonar su virginidad.

Este cuadro fue pintado mientras Juan Martínez Montañés esculpía en el conjunto del Convento de Santa Clara, justo en el momento en que Velázquez se planteó su marcha a la Corte.

Son desconocidas las circunstancias en las que se produce su encargo, aunque lo más probable es que fuera pintado para el Convento sevillano de San Antonio, en cuyo compás lo reconoció el Conde del Águila a finales del siglo XVIII.

Fuente bibliográfica:

fundacionfocus.com

 

Deje su comentario

comments