La Casa Fabiola adquiere el nombre de la calle en la que se encuentra, la cual fue rotulada así por el Ayuntamiento en 1865, como homenaje al clérigo Nicholas Wiseman.

Éste había nacido en dicha casa el 2 de Agosto de 1802, llegando a ser Cardenal en Westminster. En 1854 publicaría la obra Fabiola, en la que hace mención a los primeros años del Cristianismo.

Ubicado en un lugar privilegiado, en los alrededores de este palacete, encontramos la Parroquia de Santa Cruz, la Casa Salinas, la Casa de los Ibarburu, la Casa de Pérez Comendador y hasta un pequeño lienzo de la muralla que delimitaba la Judería.

Los datos más antiguos de los que se tiene constancia son de 1545, cuando son los herederos de Juan Mejía, quienes se hacen cargo de la casa tras el fallecimiento de éste.

Aunque la historia del inmueble llega hasta el siglo XVI, la morfología actual se corresponde con el final del siglo XIX y comienzos del XX cuando llegan los Marqueses de los Ríos, quienes fueron los últimos propietarios. Sus herederos venderían posteriormente la casa a la Fundación José Manuel Lara.

Será en estos tiempos cuando se coloquen los zócalos de azulejos que decoran el zaguán, el patio y casi todas las estancias de la planta baja. Se pone en funcionamiento el salón de baile con sus estancias previas, decorándose los comedores de invierno (arriba) y verano (abajo).

Hablamos de una  casa palacio sevillana, típica del barrio de Santa Cruz y de la Sevilla Renacentista. Está distribuida en torno a un patio con arcos de medio punto y galerías decoradas en estilo renacentista. Tiene elementos decorativos tan destacados como los artesonados del comedor y otras dependencias, las puertas talladas y el zócalo de azulejería trianera de la escalera principal, del siglo XVIII.

Museo Mariano Bellver:

La colección Bellver se encuentra distribuida a lo largo de las tres plantas de las que se compone la Casa Fabiola:

Planta baja, dedicada a la pintura romántica (1830-1860): Pintores viajeros extranjeros (recibidor), Costumbrismo Romántico, el Paisaje Romántico, y Pintores académicos sevillanos (despacho).

Planta primera: Pintores sevillanos en Roma y París (1870-1895): García Ramos, la Saga Jiménez Aranda, y Pintores en Italia (La pintura de casacón). La constante del costumbrismo: La pervivencia del Costumbrismo (1870-1900). Arte religioso: Pintura y escultura (capilla), escultura devocional (Niños Jesús). El paisaje en la escuela sevillana: La Escuela de Alcalá, Visiones de Sevilla. Escultura: La Escuela de Alcalá.

Planta segunda: Almacén, oficinas, sala de conferencias y zona administrativa.

Fuentes bibliográficas:

sevillacitycentre.com

culturadesevilla.blogspot.com

diariodesevilla.es

 

 

 

Deje su comentario

comments