La actual Plaza del Museo estuvo ocupada desde la Edad Media, por el antiguo Convento de la Merced (actual Museo de Bellas Artes). Convento que en su momento dio nombre a la Plaza de la Merced.

En esta céntrica plaza, confluyen las Calles Miguel de Carvajal, Rafael Calvo, Monsalves, Alfonso XII, Cepeda, García Ramos, y San Vicente. En esta zona de Sevilla, debió estar la Calle Dormitorio de la Merced, cuya ubicación exacta se desconoce, pero que está documentada en el siglo XVII.

En 1840 se derriba el convento parcialmente, quedando parte de la plaza urbanizada, la cual tuvo diversos nombres…Paseo de la Merced, Jardines de la Merced, Paseo del Museo, Alameda del Museo, hasta llegar al actual. Es el nombre que toma desde mitad del siglo XIX.

A consecuencia de la Desamortización de Mendizábal (1835), el convento se transforma en museo de pinturas por orden de Serafín Estébanez Calderón (Jefe Político de Sevilla).

En 1900, pasa a denominarse como del Conde de Casa Galindo. En referencia a Andrés Lasso de la Vega y Quintanilla, Jefe del Partido Liberal Conservador en Sevilla y Presidente de la Academia Provincial de Bellas Artes. El cual tenía su domicilio en un palacio de la plaza, justo enfrente de la actual Capilla de la Hermandad del Museo.

Después de una nueva demolición en 1846, se traza un paseo proyectado por el arquitecto municipal Balbino Marrón. La obra discurre con celeridad, procediéndose a la inauguración ese mismo año. La nueva imagen de la plaza se compone de cabezas y estatuas con pedestales referentes a emperatrices y emperadores romanos. Además se planta abundante vegetación, que con el paso de los años dará a este lugar una imagen casi de parque. El centro de la plaza lo ocupa un genio sobre un delfín, por cuya boca sale un chorro de agua.

Es a partir de este momento, cuando surge la necesidad de dotar al antiguo convento de una portada acorde con el nuevo espacio que se acababa de crear. Es también el arquitecto municipal Balbino Marrón, el que presenta un proyecto de corte clásico, que queda finalizado en 1860. Dicha portada sería sustituida por la actual que conocemos.

La construcción de esta nueva fachada llevó consigo la remodelación del entorno. En 1862, se desmontan las estatuas, que serán trasladadas a los Jardines de las Delicias. Además se derriba una casa en la esquina con las Calles Rafael Calvo y Miguel de Carvajal.

En 1864, se coloca en el centro de la plaza, el monumento a Bartolomé Esteban Murillo. Realizado por Sabino Medina, el cual se muestra sobre un pedestal elaborado por Demetrio de los Ríos. Son numerosos los bancos corridos que podemos encontrar en la parte interna de la plaza.

Es de destacar el mercadillo de cuadros, pinturas y grabados que tiene lugar todos los Domingos por la mañana.

Fuentes bibliográficas:

-Diccionario histórico de las calles de Sevilla (Antonio Collantes de Terán Sánchez).

-Sevilla. El casco antiguo. Historia, arte y urbanismo (Diego Cardoso Bueno).

sevillapedia.wikanda.es

 

 

Deje su comentario

comments