Si por algo se caracteriza el amplio y rico ajuar de la Virgen de los Reyes, es por sus mantos de salida procesional. Son 5, y a continuación te contamos algunas cosas sobre ellos.

Manto verde: Está bordado en oro, siendo de estilo renacentista. Fue una donación de S.M. la Reina Isabel II en 1853. Su ejecución corrió a cargo de las hermanas Gilart Jiménez, Margarita y Rosa. De origen mallorquín, llegaron a ser las bordadoras de cámara de la Reina.

Manto blanco: Al igual que el anterior, fue una donación de S.M. la Reina Isabel II en 1853. Es de tisú, y se le conoce como el de los castillos y los leones, recordando a los que aparecen en el escudo real.

Manto rojo: Regalado por la Infanta María Luisa (Duquesa de Montpensier). De estilo barroco, está confeccionado en oro, conteniendo una guardilla y flores. Fue elaborado en el siglo XIX, sobre la ampliación de otro de color blanco. la Duquesa lo regaló como agradecimiento por el dificultoso parto de su hija Amalia.

Manto celeste: Está bordado en hilo de plata sobre tisú celeste. Fue elaborado en el Taller de Olmo con el diseño de Herminia Álvarez Udell. Fue una donación de la Condesa de Casa Galindo. Su estreno tuvo lugar el 4 de Diciembre de 1904, con motivo de la Coronación Canónica de la Virgen de los Reyes.

Manto Salmón: Fue una donación por parte de la Duquesa de Osuna. Su estreno tuvo lugar en 1929, con motivo del Congreso Mariano celebrado en Sevilla ese año. Está confeccionado en tisú color salmón, bordado en seda y oro. Su elaboración corrió a cargo de las Hermanas de la Cruz, quienes son sus camareras.

Fuente bibliográfica:

sevilla.abc.es

artesacro.org

Deje su comentario

comments