Las cruces de tradición barroca presidían calles y plazas, teniendo un significado simbólico, delimitando collaciones, conmemorando desgracias (epidemias, etc), o simplemente sacralizando la vía pública.
Hoy día, ya no tienen esta carga simbólica, y la gran
mayoría ha perdido su sitio primitivo, siendo frecuente encontrarlas en fachadas e interiores de templos.
Esta Cruz de la Plaza de Molviedro, es de forja, sobre una columna de mármol que se encuentra encima de una escalinata. Dicha cruz recuerda, la ermita que en la Plaza de Molviedro existió, hasta que se derribó para construir la actual Capilla de Nuestra Señora del Mayor Dolor, sede de la Hermandad de Jesús Despojado.
Fuentes bibliográficas:
-Diccionario histórico de las calles de Sevilla (Antonio Collantes de Terán).
urbanismosevilla.org

Deje su comentario

comments