Situada en la cabecera de la nave del Evangelio, está la Capilla Sacramental de Santa Catalina, una de las construcciones más importantes del Barroco sevillano, que fue edificada por Leonardo de Figueroa, hacia 1721.
Es de planta rectangular y pequeñas dimensiones, con el interior adornado con yeserías y pinturas. El presbiterio se cubre con una linterna octogonal al exterior y circular al interior, siendo de una gran riqueza ornamental conseguida a base de yeserías policromas que la recubren totalmente, se alza sobre bóveda vaída con la superficie dividida en círculos y elipses mediante una gruesa moldura, entre las que se encuentran composiciones pictóricas alternando con aplicaciones de madera dorada que en algunos sitios se funden con el retablo.
El retablo principal es obra de Felipe Fernández del Castillo, y Benito Hita del Castillo en 1748. Dicho retablo está presidido por una talla de la Inmaculada Concepción, que está acompañada por las imágenes de Santo Tomás de Aquino y San Buenaventura. En el ático del retablo, aparece San Juan Bautista Niño, y a sus lados, las Santas Patronas Justa y Rufina.
Fuentes bibliográficas:
iglesiadesantacatalina.com
-Apuntes para conocer Sevilla (Jaime Passolas Jáuregui).
-Iglesias de Sevilla (Manuel Jesús Roldán).
-Sevilla. El casco antiguo. Historia, arte y urbanismo (Diego Cardoso Bueno).

Deje su comentario

comments