El autor de la Capilla Sacramental de la Iglesia del Salvador fue Vicente Bengoechea (1750-1756). Un incendio en la capilla en 1905, hizo que se perdieran parte de los enseres y la decoración primitiva, como por ejemplo el retablo de madera dorada que hizo Cayetano de Acosta y del que no se conserva nada.
La capilla es de planta rectangular, enmarcada por 16 pilastras, emparejadas, decoradas con cabezas de querubines, y además por los símbolos eucarísticos de racimos de uva y espigas de trigo.
En la pared izquierda, hay un cuadro dedicado a la Inmaculada Concepción. En la de la derecha, hay otro cuadro, que representa a San Carlos Borromeo dando la comunión a los apestados de Milán. Ambos pintados por José Tova Villalba en 1911.
En la parte central de la capilla, aparece el retablo de plata de Nuestro Padre Jesús de la Pasión, obra de Tomás Sánchez Reciente (1753). Dicho retablo fue utilizado como altar portátil, hasta que fue colocado definitivamente en esta capilla en 1957, ya que era necesario un retablo que sustituyera al realizado por Cayetano de Acosta y destruido en el incendio mencionado más arriba.
En la parte central del retablo de plata, está la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Pasión (1610-1615), obra del escultor Juan Martínez Montañés. A ambos lados del retablo principal se encuentran las imágenes, de la Virgen de la Merced (izquierda), y San Juan (derecha).
Fuentes bibliográficas:
catedraldesevilla.es
hermandaddepasion.org
-Iglesias de Sevilla (Manuel Jesús Roldán).
-La Iglesia del Salvador de Sevilla (Fernando Mendoza).

Deje su comentario

comments