Ubicada en la Calle Trajano, está junto a la Iglesia del Sagrado Corazón de la Compañía de Jesús.

El nombre proviene de la Congregación Mariana de San Luis Gonzaga, para la que fue construida a comienzos del siglo XX.

El Padre Jesuita Carlos Gálvez encargó las obras a Aníbal González. Para comenzar las mismas se derribaron las tres casas existentes en este lugar.

Es un edificio construido en ladrillo visto, labrado en su fachada con un friso en el que aparecen figuras simbólicas entre hojarasca de vegetales. La portada es de estilo neogótico sobre la que se encuentra una imagen de San Ignacio de Loyola hecha por José Lafita Díaz.

En la parte alta, la fachada acaba en unos pináculos neogóticos y un torreón de una gran originalidad. Hay unas magníficas rejas de hierro forjado, también diseñadas por Aníbal González. La fecha de ejecución de la capilla fue la primera década del siglo XX, acabándose en 1917.

El interior es de bella factura, de estilo neogótico de influencia italiana, con una limpieza de líneas y perfección admirable. Llaman la atención las nervaduras de la nave, que arrancan de un friso de ladrillo labrado, con motivos diferentes en todos los lienzos de las paredes. Tres vidrieras con motivos ignacianos dan luz desde las ventanas, que se abren a la Calle Trajano.

El zócalo de la capilla está compuesto de azulejos con una gran armonía cromática, con el sello característico de las obras de Aníbal González. Dicho zócalo fue realizado en la fábrica de azulejos de Julio Laffite, sobre cartones pintados por Gustavo Bacarisas. A ambos lados del presbiterio están las escenas de la Anunciación y la Natividad del Señor, y a lo largo de la Capilla las catorce estaciones del Vía Crucis.

El púlpito es una filigrana de hierro forjado y dorado, también diseñado por Aníbal González. El retablo es de caoba tallada en su color, en el que aparecen escenas de las vidas de los Santos de la Compañía de Jesús, siendo tallado por Adolfo López. Éste fue el encargado de tallar la imagen de la Inmaculada, que preside el retablo. Es una copia de la Cieguecita, de Martínez Montañés, que se conserva en la Catedral de Sevilla.

Fuentes bibliográficas:

-Sevilla. El casco antiguo. Historia, arte y urbanismo (Diego Cardoso Bueno).

iaph.es

sevillapedia.wikanda.es

archisevilla.org

siglosdesevilla.blogspot.com

sevillasigloveinte.blogspot.com

 

Deje su comentario

comments