Si tiene la ocasión de pasear por la Calle Cano y Cueto, concretamente en el tramo comprendido entre Santa María la Blanca y los Jardines de Murillo, podrá observar que en la parte más alta de la fachada de la casa nº 7 hay un azulejo en el que aparece el Rey San Fernando.

Dicho azulejo no está situado ahí por casualidad, si no como recuerdo de que el Rey Santo pasó la noche previa a su entrada en Sevilla, en esta casa.

Nota: la foto que acompaña al texto está sacada de la web sevilla.abc.es

Más información en los siguientes enlaces:

Asociación Amigos de la Cerámica Niculoso Pisano: asociacionpisano.es/wp-content/uploads/2018/11/piezadelmes2018-09.pdf

Dédalo Bienes Culturales: retabloceramico.net/articulo0819.pdf

Deje su comentario

comments