En el muro de la izquierda, de San Bartolomé, encontramos la capilla sacramental. Para acceder a ella, debemos atravesar una reja de forja del siglo XVII, la cual tiene figuras doradas.
La capilla la preside un retablo de hacia 1650, tallado en madera oscura y dividido por columnas estriadas. En la parte central, hay un grupo escultórico de la Piedad (anónimo del siglo XVII). A ambos lados, están las tallas de San Juan de la Cruz, San Antonio de Padua, San Francisco de Asís, y San Ignacio de Loyola (todas del siglo XVII). En el ático del retablo, hay un relieve que representa la Imposición de la casulla a San Ildefonso, igualmente del siglo XVII.
De gran importancia es el Sagrario, resultado de la donación de María Arellano, considerado como una copia del tabernáculo realizado por Francisco de Alfaro para el retablo mayor de la Catedral de Sevilla.
En el lado derecho de la capilla, se encuentra la lauda sepulcral de Fernando López, su esposa de María Arellano, y su hija Catalina.
Un par de lienzos de Esteban Márquez, con los temas de Cristo Salvador y de la dolorosa, completan la capilla.
Fuentes bibliográficas:
lashermandadessevillanas.blogspot.com
-Iglesias de Sevilla (Manuel Jesús Roldán).
-Sevilla. El casco antiguo. Historia, arte y urbanismo (Diego Cardoso Bueno).
-Apuntes para conocer Sevilla (Jaime Passolas Járegui).
-Paseando por la Sevilla antigua (Jaime Passolas Jáuregui):

Deje su comentario

comments