En el norte de Sevilla, concretamente junto al barrio de San Jerónimo, está este templete que tiene una peculiar situación.

En un sitio llamado en otros tiempos El Santo, se encontraba una venta con este mismo nombre. Con anterioridad fue la ermita en la que se ubicó este humilladero en el siglo XV. Apareció en 1914, durante el derribo de la venta mencionada antes.

Parece ser que su existencia está relacionada con el Monasterio de San Jerónimo de Buenavista, el cual había sido construido pocos años antes. De éste procede la Cruz Papal que se colocó en la parte superior del templete. Otras opiniones relacionadas con la leyenda, hablan de que en este lugar se detuvo el caballo del Rey San Fernando antes de la reconquista de Sevilla.

El humilladero y la desaparecida ermita estaban dedicadas a San Onofre, que era el patrón de los tejedores.

Miguel Sánchez-Dalp y Calonge es el encargado de adecentar el templete, y de sustituir al desaparecido San Onofre por un Sagrado Corazón. A éste se le llama popularmente el Santo Negro.

Aunque la construcción está catalogada como bien de interés cultural, el abandono que llegó a presentar en su momento era preocupante. Su última restauración data de 2013.

Fuentes bibliográficas:

sevillalegendaria.blogspot.com

sevillanadas.blogspot.com

sevillapedia.wikanda.es

elaguadordesevilla.blogspot.com

 

Deje su comentario

comments