En el interior de la iglesia, de la antigua Casa Profesa de la Compañía de Jesús, podemos contemplar una de las grandes obras de Juan Martínez Montañés, en cuanto a retablos se refiere. Estamos hablando del dedicado a San Juan Bautista. Concretamente en el muro de la Epístola, se encuentra esta maravillosa obra dedicada al Bautista, la cual fue colocada en este lugar en 1972. El retablo pertenecía al Convento sevillano de Santa María del Socorro, hasta que en dicho año fue adquirido por la Dirección General de Bellas Artes.
La arquitectura y los relieves son obra de Montañés, mientras que la policromía y pinturas son obra de Juan de Uceda. Los relieves hacen alusión a la vida de San Juan Bautista.
Su contratación tuvo lugar en 1610, mientras que fue ejecutado en dos etapas, la primera en fechas cercanas a su contratación, y la segunda entre 1618 y 1620.
El retablo se compone de nueve relieves escultóricos y trece pinturas dispuestas en los laterales. En la escena central se representa el Bautismo de Cristo, mientras que en el ático, aparece la Visitación de la Virgen a Santa Isabel.
Fuentes bibliográficas:
personal.us.esdiariodesevilla.essevilla.abc.es

Deje su comentario

comments