Este cuadro de las santas alfareras, ocupó en su día parte del retablo mayor del Convento de los Capuchinos, concretamente el primer cuerpo del lado del Evangelio.

El motivo por el que los religiosos tuvieron a bien incluirlas en este ciclo pictórico, es que el lugar en el que se encuentra el convento es en el que fueron martirizadas Justa y Rufina. Anterior al convento, hubo una ermita que estuvo dedicada a estas santas sevillanas.

El cuadro que nos ocupa representa a las santas sosteniendo a la Giralda (Justa a la izquierda, Rufina a la derecha), ya que según cuenta la tradición, ambas impidieron que dicha torre se derrumbara en un terremoto. Al mismo tiempo, podemos contemplar a sus pies, tanto en el centro como a la derecha, diversas vasijas de barro alusivas a la actividad a la que se dedicaban las santas patronas. Cada una de ellas, porta una palma propia de los mártires. Son de destacar las vestimentas de ambas, con distintos tonos de colores y pliegues voluminosos, así como la gran belleza juvenil de las dos.

El cuadro pertenece al Museo de Bellas Artes de Sevilla, y se puede contemplar en el mismo durante todo el año.

 

Fuentes bibliográficas:

-Murillo y los Capuchinos de Sevilla (Virginia Marqués Ferrer).

-Sevilla Pintoresca (José Amador de los Ríos).

museosdeandalucia.es

artehistoria.com

 

Deje su comentario

comments